sábado, enero 13, 2007

Ver para creer

Después de un Ruso Blanco y un Cosmopolitan....


No, no, te acompaño a casa.
Bien. Tú mismo.

Que quieres un beso??? Por supuesto!!! Yo regalo besos. Me sobran. Ala. Los que quieras.


Me tengo que ir, chico.
No me dejes así.
Que sí. Te dejo que me acompañes al portal.
Ala. Después que llevo toda la noche persiguiéndote, me parece muy feo.
Ai. Pero que pena....


Dame otro beso.


Que quieres más besos??? Por supuesto!!! Yo regalo besos. Me sobran. Ala. Los que quieras.
Pero lárgate.


Y no me vas a dejar entrar a casa? Ni me invitas? Que tienes 20 años...
Sí. 20 años cosidos a retazos, dibujando dieguitos y mafaldas, laralaralaralaralá....
Bueno, al menos déjame tocar un poco.
Pero.... ¿QUÉ?
Joer, ni tu número me das.
Mi número... claro hombre, claro!!!! ¿Pero es que vas a llamarme?
Sí, sí... mañana te llamo.
Ups.

Es que me pones muchísimo.
Me encantas.
....
Aire.
Eres muy fría. Y no me gusta eso.
Ajajajajajjajajajaajajajjajajajajajaajajajajajajajaj
Bueno, pues mañana te llamo.
Sí... sí, mañana me llamas.
Que sí, que lo digo en serio.
Vaale, vaale, si yo te creo.
Pero oye, que esto quede entre tu y yo.
Ooooh, claro, claro, confidencialidad eh??
Sí, me lo juras eh?
Lo juro. Yo callada como una tumba.
Bueno, pues mañana te llamo.
Sí eso ya lo has dicho antes.
Buenas noches.
Y que quede entre tu y yo.





Yugh. Yugh.






Aprende a besar, coño! **