martes, febrero 06, 2007

Desencanto


Se me ha pasado el cabreo. Ahora sólo... duele.