viernes, marzo 23, 2007

¿POR QUÉ A MÍ?

Me he vuelto loca. Me he vuelto loca, y he ido a la peluquería. Ahora, ahora que mi flequillo había crecido lo suficiente para que no pareciera una escalera invertida, decido ir a cortarme el resto. ¡Venga! ¡Destrózame, peluquera loca! Total, no tengo nada mejor que hacer....
Y me dice con voz de ogro: no te preocupes, te lo capearemos, y estarás preciosa.


Si con preciosa se refería a ser un híbrido entre un pilluelo salido de un cuento de Charles Dickens y María Teresa Campos, sí, estoy preciosa.



Mierda, mierda, mierda.




MIERDA



MIERDA






Oh dios. Ahora todos van a creer que soy la amiga fea que cree que haciéndose virguerías en el pelo va a conseguir que no le miren el jeto. Oh joder. Es un peinado de amiga gorda, fea y lesbiana. Oh, joder, joder, joder, joder, joder. JODER.
Qué horror.