sábado, marzo 10, 2007

Querido Monsieur Quicampoi








Siempre soy casualidad intrascendente. Y estoy triste.






Pero shhhhhhhhhh... a quién le importa.