martes, septiembre 18, 2007

90 centímetros de colchón

El roto del alma ya no me lo cose nadie.
Y aunque no hable, no mire, no os toque, os veo.
Estáis ahí.
Y eso sí que no tiene precio.
Gracias.