jueves, octubre 04, 2007

Decepciones

A veces peco de entusiasmarme demasiado rápido con la gente. Para acto seguido descubrir que ellos no estan ni la mitad de entusiasmados conmigo. O quizás ni siquiera entusiasmados.
También me suele ocurrir que para cuando me doy cuenta de ello, ya es imposible que el descubrimiento no me afecte.

Pero hoy es juergues, y siempre habrá otros que derrochen entusiasmos.
Qué pena. Te imaginaba... diferente.