sábado, noviembre 10, 2007

Años raros

Raros, porque de no parar, me veo ahora llamándoles de uno en uno, proponiéndoles salidas, fiestas, reuniones, bailes, lo que sea.
Raros, porque lo de tener plan alternativo para dos, empieza a ser demasiado imprescindible.
Raros, y agoto todas las posibilidades, y sigo en casa, entre apuntes, manuales de latín, libros fantásticos y películas que me hacen reír.
A solas.
De esto a poner un anuncio en el periódico local reclamando amigos nuevos hay un paso.
Pero mientras no me decido, tendré que apañármelas. A mi cuenta y riesgo.



Audio; Country Feedback - R.E.M.