miércoles, noviembre 14, 2007

Más fe que Ghandi

Aunque mi amante me haya convertido en mercancía, yo aún gestiono mis sentimientos con una meta romántica.
Dios. Qué mal duermo últimamente.