martes, noviembre 27, 2007

Me vas a dar un disgusto...

Parecía que este año iba a ser una caca de vaca pero como mi sensor-de-premoniciones sigue averiado, ha resultado que está siendo divertidísimo.
Y la mejor clase, es la más aburrida de todas: Empresa Informativa. Es como si fuera una máquina del tiempo. De repente, Lucas, Esther y yo, volvemos a tener 10 años, y nos dedicamos a hacer mariquitas de papel, cohetes, mariposas, comecocos... También pintamos con rotuladores, jugamos al Scatergories y leemos.
Estábamos hoy, hablando de pelis Disney y dibujando a Dumbo a Robin y a Lady Marian, cuando nos ha entrado un ataque de risa tonta. Entonces el profe nos ha mirado a Esther y a mí, Lucas lleva mejor eso de comportarse en horas de clase y nos ha dicho con su voz de ultratumba: A ver esas dos. Las que parecen que están celebrando una buena nueva. Pónganse aquí delante, separadas.

Ea. Castigadas.
Esto no se quita, mira, esto no se toca, dale, quita los pies de la mesa, en el salón no se juega...
Cogote, que tiene fobia al nº 99. (Frikazo) Y que me coge del codo, con sutileza.
Mi corazón que se sale del pecho, y mi risa, que después de tanto tiempo, sale a borbotones descontrolada.



Si es que somos como niños.