miércoles, diciembre 12, 2007

Bodas

Unos se casan (con hadas resplandecientes y carrozas con caballitos blancos para irse a vivir a Camerún). Otros vuelven después de años y piden sexo sin compromiso. Por los viejos tiempos. Algunos dejan la mala vida y se reforman. Y se casan. Y otros ignoran, demasiado ocupados en lidiar con futuras hadas resplandecientes (con las que tarde o temprano se casarán).




Mejor me río de la situación. Abuso de mi capacidad optimista. Me ronda de cerca la desesperación, hago que no la veo a ver si se marcha. Buscando solución, me como una manzana, y llego a la conclusión de que hoy no arreglo nada. Ay, si supieras lo fuerte que aún me golpeas. Eres obsesión, eres pensamiento, eres tentación, un aburrimiento. Mejor me río de la situación. Empiezo a querer ir a buscarme. Estando conmigo, no hay más enemigo. Salgo a la calle, sigo mi camino. Pero ay, si supieras lo fuerte que aún me golpeas. Eres obsesión, eres pensamiento, eres tentación, un aburrimiento. Eres ebullición, eres isla desierta, eres mi sueño dormida o despierta. Ay, si supiera la manera de sacarte afuera, y vivir tranquila, deshojando margaritas, viendo Buscando a Nemo, esperando visita.




(Esta Nochevieja voy a aparecer en la fiesta de Gemma en chandal.)
(Y toma mazazo)