lunes, enero 28, 2008

Lavadora

Primer comentario en voz alta de la mañana.
Buah. Qué capullo.-
Me encantaría no tener este tipo de reacciones alérgicas recién levantada. Ni a ninguna otra hora del día. No es bueno hablar sola. Con el gato, vale. Pero no con la radio, ni con la televisión (excepto cuando te encuentras en pleno visionado de Indiana Jones, entonces sí que se permite gritarle a Harrison Ford: ¡Enséñanos la minga!), ni con los fogones y mucho menos delante de la pantalla del ordenador y por cosas que ya ni te van ni te vienen.
Son recaídas de sólo unos minutos.
Luego vuelvo a mi ordenada vida y todo encaja de nuevo en su sitio.
Y no hay espacio para la envidia mal planchada, hasta el nuevo madrugón.








(Es posible que sea envidia, pero reitero: Buah, qué capullo)





Good morning, good morning, Good morning.... yeah.