domingo, enero 27, 2008

Luke Costello

Los libros se suceden en mi mesilla de noche.
De Marian Keyes a Roal Dahl, De Roal Dahl a Tolkien, de Tolkien a Aldous Huxley, De Aldous Huxley a Kafka. Y no para nunca.
La casa huele a suavizante y a sopa de pollo.
El horario está completo y la cabeza despejada.
La soledad y la concentración vienen de la mano, y se sentarán conmigo en el sofá durante dos semanas.
Y me va a venir bien.



Siempre me gustó el trabajo bien hecho.
Me da seguridad.
Operación Luke Costello.