sábado, marzo 01, 2008

Aventuras y desventuras de una becaria

  • Me levanto en plan hoy-es-viernes-llevo-toda-la-semana-entaconada-paso-de-arreglarme y Emma me anuncia que tengo una rueda de prensa a las 12 y media. Miro mi atuendo de reojo y me dice que no me preocupe, que no pasa nada.

  • Llego a la Plaza de la Independencia, 4.

  • Como me temía: presentación super cool. Cool, megacool. En un restaurante aún más cool, si cabe.

  • Y un montón de periodistas con el gen soy-divina-y-lo-sé mirándome las allstars llenas de mierda. Con bolsos de diseñadores aute couture. Haciéndome el vacío.

  • Y yo... para matar el tiempo... me semienmoño a base de champán, mientras ellas dan besos al aire al saludarse, taconeando y diciéndose cosas tales como: estáaaaaaaaaaaaaaaas divinaaaaaaaaaaaaaaaa, te has hecho un peeealingggg? En Paríiiiiiiiiiiis? Aha, aha, aha, aha, aha, aha, aha.

  • Me sigo semienmoñando

  • Acaba la presentación

  • Me largo con dos pilots lilas, tres blocs, una carpeta con notas de prensa y dos productos ultra caros para el pelo.

  • Me compro una Moleskine.

  • Decido que tengo que seguir comprándome vestiditos y taconazos interminables. Aha, aha, aha, aha, aha, aha.

  • Y que quiero ir a cenar a ese restaurante.

PD. Estoy esperando el día en que bajes la maldita guardia y me digas que si, Mopaman.