domingo, marzo 02, 2008

Contando





Contandoos lo de mi misantropía viajera.
Después de sudar la gota gorda corriendo, me empecé a sentir otra vez un poco gato.
Hecha un ovillo debajo de las sábanas, sólo he salido para escribir esto.
Volveré ahora... a ronronear en mi refugio suave y cálido, y pensaré en cuanto me va a durar esta vez la metamorfosis.
Confiando en que el inicio de semana me arranque las ganas de cazar ratones, de maullar bajo tu ventana hasta que me abras y frotarme contra tus piernas... mendigando orgullosa una de tus malversadas caricias.