lunes, marzo 17, 2008

Don't you wanna feel my bones?

Pretendía hacer de tí mi hombre de transición. Como dice Diego, iba a convertirte en un Adolfo Suárez cualquiera. Pero parece que no estás por la labor.
Es la señal para que deje de forzar. De buscar. Para que me mantenga donde estoy. Sin preocupaciones. Sin obligaciones. Sin prisas.


Qué decepción...





(Complicado el rechazo, cuando Ego es el amo)