jueves, abril 24, 2008

Ring

Dos perdidas de Diego, como convenimos. Una a las 12, otra a las 6. Justo 40 minutos antes de que sonara mi despertador. Entre las dos llamadas, un sinfín de mal sueños que me hacen dar vueltas y vueltas en mi cama de noventa. Será el calor, el cuarto de kg de helado que me he zampado, o la inquietud... que me devora cada vez que no tengo nada que hacer.

Con dos regalos pendientes para Iñaki: Batman Año Uno y Aenima ( siguiendo criterios ajenos, porque ni me gusta Tool, ni voy a hacer el esfuerzo de ).
Con Cris a la vuelta de la esquina.
Sin demasiados planes, esta vez.
Con un poco de tiempo para compartir, si a alguien se le antoja.




Pd. 11:28 am.
De becaria precaria contentísima con su trabajo he pasado en sólo unas horas a
becaria precaria hecha un basilisco. Me cago en la puta de oros, joder.