jueves, julio 24, 2008

11:00

Las 11:00

En tres horas empieza mi fin de semana. No es que tenga planes. Pero aún sin ellos, espero los fines de semana como agua de mayo. Me comentaba un amigo hace un par de días que no entendía como podía soportar estar aquí, escribiendo sobre cosas que me interesan una mierda. No contesté, para no aburrirle con mis problemas monetarios, ni mis miedos sobre el futuro incierto que me espera. Porque, al fin y al cabo, andamos todos igual. Y esto, al fin y al cabo, es sólo un comienzo.

En tres horas empieza mi fin de semana. No es que tenga planes. Pero espero tenerlos, por ser los últimos hasta septiembre.

Planteándome seriamente intentarlo.
De la caña al arpón.
Como dice mi amiga Mary Lou: A cañón.