domingo, enero 18, 2009

El Son

Y lo demás será siempre lo de menos.
Aquí no se respeta de la selva ni la ley.
Las horas se derriten, los minutos de la mano se van.
Irremediablemente es cotidiano.
No volveré a cometer la torpeza de perder la cabeza por una promesa o algo peor.
Que sale mejor en la foto el más sospechoso de los invitados.
Eso es irremediablemente cotidiano.
Nos salvaremos juntos,
que para eso estamos.