sábado, mayo 16, 2009

Una de dos




La suerte en ese aspecto no suele acompañarme y, cuando me dicen que me llaman, pues nunca lo hacen. Pero siempre podemos brindar por nosotras. Que lo importante ahora es estar.