sábado, octubre 10, 2009

Sabes

A veces me sorprendo de lo bien que asimilo los hechos y acontecimientos más surrealistas y delirantes. Siento como si me estuviese precipitando hacia algo más grande y real, y no tengo ni tiempo para buscar respuestas a los por qués.

Esto importa poco, porque presiento que todo va a ser mejor.
Y si no lo es, al menos no estaré flagelándome eternamente por no haberlo intentado.
Que grande sería si todos los días me sintiera así de bien.